Encuentro de Issy-Les-Moulineaux

Del 26 de agosto al 1º de septiembre pasado, hubo un encuentro en Issy les Moulineaux, destinado en primer lugar a los hermanos de las regiones de Europa y tiene como tema, cuestiones específicamente europeas. Este es ya el segundo encuentro de este tipo, organizado por los regionales de Europa en Issy en la misma casa de acogida de los Hijos de la Caridad.  El tema tratado en el primer encuentro en agosto de 2010 fue sobre la historia de la Unión Europea, su construcción, sus principios fundamentales, su ampliación… y la actitud que hay que tener por nuestra parte frente a todos sus esfuerzos. Estos últimos tres años ha habido abundantes acontecimientos graves, ya se trate en el plano europeo o general. El mundo se ve sumergido en una crisis profunda, crisis de la humanidad. Esto es por lo cual este año la reflexión tenía como finalidad ayudar a comprender mejor esta crisis, sus elementos, su oscuro telón de fondo, su impacto sobre los pobres, y nuevamente ¿qué es lo que podemos hacer nosotros frente a este ‘reloj’ anónimo y a sus contornos poco claros, cómo reaccionar?

Que una veintena de hermanos reunidos durante una semana en Issy le Moulineaux (París) no salga en los periódicos es normal…pero no deja de ser una buena noticia; que se reunieran para intentar ver un poco más claro las causas, sinrazones, mecanismos y, sobre todo, víctimas de la crisis que se nos impone es muy interesante; que pudiéramos rezar juntos es una gozada; y que, en opinión de todos, el ambiente fuera muy fraternal es una fiesta;  y que modestamente intentáramos poner en claro algunas ideas claves compartidas, para así poderlas comunicar al conjunto de los hermanos y que lo hayamos conseguido, ¡qué queréis que os diga!: roza el milagro.

La dinámica de estos encuentros es simple, pero exige un gran trabajo de preparación de la parte del equipo que se encarga de organizarlo (Theo, Lorenzo, Ramón, Jean Louis, Xavier, Régis… algo saben). Hemos podido visionar y debatir juntos y en pequeños grupos seis documentales (en su mayoría presentados en la cadena de televisión franco-alemana ARTE).

Hemos querido comenzar nuestra reflexión con una “foto de la realidad” con el Documental: “La mirada de los jóvenes». Quizás el grupo de los jóvenes intervinientes es limitado, pero nos ayuda a situarnos en perspectiva de futuro.

Los documentales nº 2  y 3 (“La grande pompe à “Phynances” y “Le bal de vautours”) nos ayudan a comprender cómo funciona este sistema económico neoliberal que conduce nuestras sociedades de crisis en crisis, beneficiando a unos pocos y empobreciendo a una multitud, tanto en Europa como en el resto del mundo.

El documental nº 4 “la fabrique de pauvres” nos ayuda a poner rostros y nombres de los empobrecidos de los grandes barrios periféricos de nuestras ciudades.

Esta “foto de la realidad” es dura…deja poco resquicio a la esperanza. Parece algo tan sórdido, tan aplastante que parece una absoluta fatalidad. Sin embargo individuos y grupos saben leer los mecanismos de esta “fábrica” y no solo se indignan, también luchan. Denuncian el sistema, identifican sus puntos débiles y sus contradicciones; ven que la pobreza no “cae del cielo” sino que es fruto de opciones y decisiones muy concretas  (económicas y políticas). Declarar que la pobreza es ilegal es lo que ilustra el documental nº 5 “Conférence de Ricardo Petrella: “6 idées qui changent le monde”.

Hemos reflexionado, también, sobre el testimonio de la Iglesia (en su jerarquía) que no nos da la impresión que manifieste una opción clara y efectiva por los pobres, comprometida con su causa. Los pobres parecen ser los destinatarios de la caridad y no tanto corazón de sus preocupaciones. Su preocupación no es esta “fabrica de pobres” que atenta contra el proyecto de Dios; sino cuestiones de pérdidas de poder, moral sexual, la vida de las familias, la educación de jóvenes… Nos preguntábamos ¿por qué no se atreve a tomar posición sobre el empobrecimiento de tanta gente, con la misma fuerza e intensidad que lo hace con otros temas…?. El documental nº 6 “L’UE et l’Eglise” nos ayuda a reflexionar,
Los documentales están en francés, pero la comisión organizadora asumió el ingente trabajo de transcribirlo y podíamos contar con documentos escritos que fueron muy útiles para seguir las intervenciones de los expertos.
Antes de separarnos intentamos situarnos de cara al futuro, pensando en el mundo en el que vivimos y en nosotros mismos. Retomamos lo reflexionado y discutido durante la semana e intentamos recoger los aspectos centrales y que hemos subrayado: Una primera síntesis responde a la cuestión ¿qué hemos descubierto estos días? y una segunda síntesis recoge lo reflexionado en torno a la pregunta ¿Y nosotros como hermanos qué podemos hacer?
Ya sabemos lo difícil que resulta poder hacer sentir toda la hondura de la reflexión y, ya sabemos, que es difícil transmitir una reflexión a alguien que no ha asistido y participado en un encuentro. Pero merece la pena leer con atención los dos documentos y quizás, con un poco de suerte, rediscutirlos en fraternidad, en región…
No sé si os he convencido o animado a echarle un vistazo a lo que fuimos reflexionando…Es verdad que estamos un poco cansados de grandes palabras, de grandes ideas que vamos repitiendo en todas las ocasiones. A menudo son palabras prestadas, recién leídas o recién escuchadas.
Lo que impresiona ES QUE TIENEN ROSTRO… de vecinos, de amigos y compañeros, de niños y niñas, de grupos, de familias, de abuelos, de mujeres solas a cargo de hijos e hijas. Personas a las que les han robado la dignidad…
Está el rostro de Coraima de 7 años y que vive en Barcelona; menuda y con unos grandes ojos negros. ¿Sabéis? En nuestra rica Europa, la pobreza tiene rostro de niño, porque la mayoría de sus víctimas son niños y niñas.
Coraima, con su hermano Aarón y su madre Mónica van regularmente al socorro católico. No le gusta, preferiría ir al supermercado pero cuando no se tiene dinero….
La mamá nos dice que ha conseguido que sus hijos coman todos los días, aunque ella no lo haya hecho. La vergüenza le impedía poder hablarlo en su entorno.
Coraina nos dice:

–          Yo intento animarla
–          Y ¿qué le dices?
–          No llores. No tienes que llorar.

Y a mí se me llenan los ojos de lágrimas.

Y también los rostros de Mehdi de 15 años; de Elke que con 41 años se queda viuda.; y tantos otros…

Una mirada contemplativa pasa por reconocer los rostros y los nombres de las personas que encontramos. El rico (que no tiene nombre ni rostro) no era capaz de reconocer a Lázaro sentado en el porche de su casa…y Simón el fariseo preocupado por dar una buena imagen ante el Maestro, y al que Jesús pregunta “¿ves a esta mujer”? (Lc7,44) ¿De verdad la ves? ¿eres capaz de salir de ti mismo, ponerte en el lugar del otro? Y nos retumba en nuestros oídos la pregunta de Jesús  ¿veis a esta mujer?…¿de verdad vemos?.

“Comprométanse en algo que les apasione” nos gritaba Suzanne George. ¡Qué gusto oírlo! Ahora que he tenido la oportunidad de encontrar muchos hermanos y conocer sus inserciones, sus barrios, sus gentes me han maravillado lo “apasionado” de sus vidas. Pasión por Dios, pasión por la gente sin nombre e influencia, pasión por la vida…pasión por el Reino. Multitud de rostros y experiencias diferentes de cada hermano y de cada fraternidad que conforman el rostro de la Fraternidad. Una experiencia que nos anima y nos empuja a ir más allá…Y que nos hace preguntarnos cada día ¿cuál es nuestra pasión?

Leí hace tiempo un poema de Benjamín González Buelta (Jesuita, místico, poeta, amigo de los hermanos de Cuba). No podría citarlo literalmente, pero era una tremenda advertencia: 

Malditos los que pasean por la vida con miradas de turistas, 
Que solo tienen ojos para la belleza de los poderosos  
 Que no se detienen a mirar desde dentro los rostros,  
los ojos, las manos, los corazones de la gente sencilla y pobre
Porque no podrán contemplar la salvación que viene desde abajo.

TODO LO QUE HE DESCUBIERTO EN ESTOS DÍAS

He aquí algunos puntos señalados, entre muchos otros

  • Películas bien documentadas, que ayudan a comprender bien las cosas: la complejidad del sistema, su enormidad, su cinismo, su impacto bien concreto sobre la vida de la gente pequeña.
  • La no reglamentación: grupos de financieros, unidos a políticos “dirigen” las cosas, rechazan toda reglamentación en la materia. La oposición de aquellos que quieren que las reglas sean establecidas sean ineficaces, ya se trate de personas o instituciones. 
  •  Muchas cosas en las altas finanzas se desarrollan “en la oscuridad”, “en negro” Pocos nombres conocidos, la mayoría del tiempo se encuentra frente a un sistema anónimo, sin cabeza visible. A veces parece que las cosas se desarrollan muy lejos de nosotros, pero de hecho eso tiene consecuencias muy concretas y nefastas para la vida de la gente pobre. 
  •  Impresiona el cinismo con el cual hacen caer en la trampa a gente con créditos fraudulentos que les van a estrangular: esto está pensado y querido, decidido fríamente, absolutamente sin escrúpulos. 
  •  Nos encontramos en un sistema que lo engloba todo. Es por lo cual la crisis es general, es una crisis “de la humanidad entera”. Todas las generaciones futuras serán afectadas al igual que los países del tercer mundo.
  • Es un descubrimiento más claro de la voracidad del capital. Ricardo Petrella habla de “depredadores”. El fenómeno de la acumulación no se detiene, no tiene límites. Búsqueda desenfrenada, insaciable, perversa del beneficio en detrimento de los más pobres y de la naturaleza. 
  • “Yo no soporto más afirmaciones como”: la crisis ha sido provocada porque vivíamos por encima de nuestros medios!. Nos encontramos ante un sistema virtual, anónimo, sin control ni social ni político. Más bien son ellos los que controlan el resto.
  • He descubierto mejor el mundo de las finanzas. Menos mal que el comienzo con la mirada un poco más optimista de los jóvenes y el final con R. Petrella y Susan George abren las puertas a una cierta esperanza… La gente siguen viviendo, buscando soluciones… ¡No todo está perdido!
  • La pobreza no puede ser considerada ya un “don de la naturaleza”. Se trata más bien de un proceso de empobrecimiento, de “hacer a la gente más pobre”, y de mantenerlos en esa comprensión.
  • El sistema de finanzas – un nuevo poder muy complejo es más poderoso que todo el resto junto – La persona, la libertad, la democracia han sido profundamente ultrajadas. La vida de la sociedad civil se derrumba, se queda sin reacción. La democracia se convierte en una democracia formal. Asistimos a un derrumbe progresivo de la sociedad civil. Susan George: hay que salir de nuestra casa, actuar con los otros. 
  • Los vídeos hacen redescubrir la pobreza. Pero la dimensión política es ignorada, ausente. ¡Hay que tener cuidado! Ignorar demasiado la política, depreciarla, esto puede ser muy peligroso.
  • Respecto a la Iglesia, las reacciones iban más bien en el sentido que ella no tiene la palabra adecuada en el momento querido. Que ella en general está retrasada en sus reacciones, si los hay; que ella se ocupa mucho más de otros problemas éticos que de la pobreza y sus consecuencias…; que a ella le falta valor para unirse a todos los hombres de buena voluntad y comprometerse juntos por la justicia, la paz, contra el hambre… La secularización es una bendición para la Iglesia.

Algunas observaciones más, algo desordenadas:

  • Volvemos sobre el vídeo “los jóvenes en Europa”¸ todos ellos tienen un cierto equipaje, tienen ambiciones: buscarse un lugar al sol por medio de su trabajo. Ellos no se interrogan mucho a pesar de que ven lo que no funciona.
  • De hecho, a nuestro nivel de lo que vemos son jóvenes que se interrogan, viendo su situación de desempleo, de dificultad para encontrar trabajo estable.
  • Los hombres políticos y las finanzas: tienen un poder y un peso enorme. Merkel: tiene su propia mente y reflexión, ella no es una simple marioneta. 
  • La situación en España es un condensado de todos los elementos característicos de la crisis y su manipulación mediática, al igual que otros también (Italia, Grecia, Portugal), antes del hundimiento total.
  • Es el contexto de la guerra fría lo que arroja las bases de la economía liberal. Los hombres políticos son ahora tecnócratas: las ideas políticas de oposición son ausentes e inexistentes. Berlusconi se presenta como un salvador de Italia, a la cual salva del comunismo. Monti es un hombre de Goldmann Sachs, los tecnócratas salen de las mismas escuelas y siguen el mismo circuito de “formación”, se conocen entre ellos, y a veces son buenos “colegas” que se reúnen para vacaciones en familia, o sin familia.

¿QUÉ HACER
Síntesis de las respuestas en los grupos del sábado por la tarde: “Y nosotros, como hermanos, ¿qué podemos hacer?»

1 – Una calidad de la mirada.

  • Mirar la realidad de frente, tratar de “recortarla”, esto es una condición para la verdad de una mirada contemplativa sobre nuestro mundo. 
  • Renovar cada mañana la convicción de que Dios nos ama y ama a cada hombre y cada mujer del mundo, cada uno y cada una de aquellos cuya vida compartimos. Esta es una suerte de esperanza y de confianza en el presente y en el futuro. 
  • Estar con los otros y rezar: esto es lo que nosotros podemos aportar.

2 – “Especialista de lo cotidiano”

  • (la expresión viene de uno de los hermanos que decía: “parece que, por vocación, nosotros deberíamos ser especialistas de lo cotidiano).
  • Poner en relación a las personas en el centro de todo, con una atención especial a las personas fragilizadas. 
  • Colocarse al lado de los perdedores. 
  • Tejer los lazos de la vida cotidiana, los pequeños gestos que sacan a las personas de su aislamiento, las atenciones que se forman del lazo de unión social. 
  • Dejarse tocar (varios han hablado de emoción ante las imágenes de la película “La película fábrica de pobres” que refleja la realidad de nuestros barrios) La compasión: “sentir desde dentro”, ternura y fraternidad. 
  • Desarrollar los lazos de confianza que valoran al otro y permiten a los “empobrecidos” de dar lo mejor de ellos mismos. 
  • Reivindicar el derecho al trabajo como elemento de unión social. 
  • La perseverancia en la acogida: abrir la puerta siempre y aún a aquél cuya situación es “sin solución” y que nos “incordia” a diario. 
  • Conciencia de que la gente “de la base” tienen a veces reacciones y sentimientos de rechazo y de exclusión hacia los más débiles: acoger a las personas y mantener la distancia con las ideas. 
  • No podemos estar por todos lados: estar varios en una fraternidad permite estar presentes en realidades diversas.

3 – La relación con el dinero

  • ¡Hemos hablado mucho entre nosotros! 
  • El compartir juntos nuestros recursos tal vez sea un signo de que otro mundo es posible, con otra relación con el dinero. 
  • ¿”Qué tienes que no hayas recibido en primer lugar?”; lo que tengo no me pertenece y debe servir: ¿cómo damos, cómo compartimos en fraternidad? ¿Con quién? 
  • Consumo responsable: una cierta sobriedad de vida, el sentido de la ecología, de la justicia en los intercambios comerciales (por ejemplo “kilómetro cero” que favorece las compras a los pequeños productores locales; consumir en la localidad y del tiempo; tren en lugar de avión más contaminante; bancos étnicos, etc) 
  • Lo que nos sobra: ¿Hay que entregarlo en la Caja General o regional, o bien a organismos de desarrollo? 
  • Una mayor atención e interés a las cuestiones económicas de la Fraternidad, leer los informes del ecónomo, saber donde y cómo está colocado el dinero.

4 – Reflexionar y Comprometerse

  • Algunos han mencionado la reflexión de Suzanne Georges: “Comprometeos en algo que os apasione”.

4 -1 En la línea de la reflexión

  • Seguir informándose: Tratar de salir del “formateo” impuesto por los medios de comunicación. 
  • Saber que existe (y tal vez unirse) a grupos que trabajan en otras formas de vida democrática y otras formas de vida política. 
  • Rechazar las expresiones fatalistas del tipo de: “No hay otra alternativa”, “Esto es inevitable”; luchar contra el “pensamiento único” impuesto por los poderosos y los medios de comunicación. 
  • Saber que la democracia nunca se adquiere definitivamente: siempre hay que construirla y protegerla. 
  • Negar el “todos podridos” (refiriéndose a los políticos), que lleva a la extrema derecha; aún permaneciendo lúcidos sobre la ambigüedad de la “carrera política” y sobre el déficit de democracia de nuestros modos de funcionamiento políticos tal como son. 
  • Varios han mencionado que ellos participan en grupos de reflexión (CCFD), en Francia; ACFA, en Inglaterra; grupos antirreligiosos) sobre el funcionamiento económico y la política. No tener miedo de perder en ello nuestra identidad: ¡Siempre ganamos cuando intercambiamos con otros diferentes a nosotros!… 
  • Grupos de reflexión interna en la Fraternidad; algunos grupos ya tienen una larga experiencia. Sentimos que otros no se lancen, siguiendo los centros de interés de los participantes.

4- 2 En la línea del compromiso

  • Seguir creyendo en el compromiso asociativo sindical; “transmitiendo la llama” para que los cuerpos intermediarios sigan existiendo: no desertar los lugares donde podemos aún resistir el rodillo compresor. 
  • Muchos han mencionado su compromiso en grupos que están atentos a los marginados: ancianos, migrantes, musulmanes, etc… 
  • En lugares donde, por suerte los políticos favorecen la dinámica asociativa, encontrar formas de participar. 
  • Participar al menos en una cosa significativa: por ejemplo en Francia, en Círculos de silencio que atraen la atención sobre la manera en que son tratados los sin papeles; otro ejemplo, cultivar un huerto como preocupación de salvaguarda del planeta; o bien seguir practicando música (la cultura) como un bien que hay que salvaguardar en tiempo de crisis. 
  • Saber que incluso si es pequeño, mi pequeño compromiso construye la sociedad. 
  •  Los hermanos que han vivido en un país del Sur tienen una preocupación particular de las desigualdades Norte-Sur y siguen atentos a todo lo que concierne estos países y su situación. 
  • Mantenerse conscientes de que si los organismos de ayuda (“organismos de compasión”, decía uno de nosotros) son una buena cosa, ellos son también “la muleta del sistema”, el cual está muy contento de que haya gente ocupándose de las víctimas que ellos mismos han creado… 
  •  Para terminar con un sueño (en el sentido de la sugestión de Ricardo Petrella quien propone declarar la pobreza ilegal): volver a la intuición bíblica del Jubileo y terminar así con la deuda.



Comparte esta noticia

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email